BOLETÍN MENSUAL Boletín número 217. Noviembre 2018


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "BOLETÍN MENSUAL Boletín número 217. Noviembre 2018"

Transcripción

1 BOLETÍN MENSUAL Boletín número 217. Noviembre Artículo del mes: LA CAZA DE LA PERDIZ 2.- Producto recomendado: ESTUCHE DE LIMPIEZA DELUXE El regalo perfecto para el amante de las armas! 3.- OFERTAS ESPECIALES 4.- Nuestros compañeros los perros: PODENCO PATERNINO DE HUELVA 5.- Gastronomía: Ficha nº 433: PERDICES CON COL Ficha nº 434: PERDICES CON LOMBARDA Y PIÑONES

2 1.- ARTÍCULO DEL MES: LA CAZA DE LA PERDIZ La caza de la perdiz es una de las modalidades cinegéticas que cuenta con mayor número de practicantes en nuestro país. Sin duda las patirrojas ofrecen unos lances inolvidables, tanto si practicamos la caza al salto como en mano, pocos lances provocan ese sobresalto como el de la perdiz en la asomada. Pero también es cierto que es una modalidad exigente, quizás de las más exigentes de nuestro panorama cinegético de especies menores. Hay que ser saber cómo moverse, y hacerlo bastante a lo largo de la jornada para lograr poner a tiro a alguna patirroja. Un factor clave sin duda es controlar los nervios, sobre todo en la primera parte de la temporada donde estaremos algo más desentrenados. En la caza es muy importante tener un buen control de nuestro sistema nervioso central, en realidad el nerviosismo descontrolado no suele se un buen aliado en la práctica de ninguna actividad, y en la que nos ocupa todavía menos. Todos los aficionados sabemos, por propia experiencia, cómo aumentan los niveles de adrenalina en nuestro organismo cuando se aproxima el lance cinegético, esto puede llevarnos a cometer muchos errores en el disparo, como pegar tirones, elevar la cadera, disparar de forma precipitada etc... Por ello a continuación repasaremos algunas de las claves que debemos tener en cuenta en el inicio de temporada si decidimos salir al campo a cazar perdices. LA IMPORTANCIA DEL TERRENO La perdiz. como buena gallinácea, está muy bien dotada para caminar o apeonar a gran velocidad, a lo que hay que sumar su enorme resistencia. Por ello, suelen ser muchos los kilómetros que tenemos que ir tras ellas hasta cansarlas y de esta forma provocar que cuando levanten su potente vuelo estén lo suficientemente cerca de nosotros como para que nuestro tiro alcance a tan preciado y anhelado animal. Existen matices importantes en el comportamiento de las perdices en función del terreno en el que las cazamos. Lógicamente la forma de cazarlas en llanuras, media montaña o alta montaña tiene sus particularidades que abordamos a continuación. Terreno llano: En estos escenarios sin demasiadas ondulaciones en terrenos de labor y con escasa vegetación la perdiz tiene la defensa de poder ver al cazador antes de que éste la tenga a tiro. Esta evidente ventaja para la patirroja aumenta a medida que el terreno sea limpio y llano. A favor del cazador está que en este tipo de escenarios normalmente se verá bien la dirección de vuelo, e incluso el lugar donde se posan para intentar un nuevo acercamiento. En estos cazaderos, el perro sirve de poca ayuda salvo para el cobro, pero lo normal es que el cazador no disfrute de la muestra de su aliado. Normalmente una mano bien formada en U con el viento de cara a poder ser y dejando bastante distancia entre sus componentes será lo más eficaz. A nuestro favor tenemos que las densidades pueden llegar a ser bastante comunes gracias a la abundancia de alimento y más si hay algo de cobertura para la cría. Media montaña: Estamos ante el terreno ideal para la caza en mano o al salto. El monte bajo intercalado con siembras y matorrales facilitan la tarea de encontrar alguna perdiz cansada de volar. Si existen ondulaciones en el terreno éstas nos pueden ayudar a sorprenderlas en las asomadas. La estrategia ideal es buscarlas primero en los prados y tierras cultivadas donde estarán comiendo posiblemente y meterlas hacia el monte dónde el cazador obtiene ventaja. El perro sobre todo si las perdices están frescas y en días fríos no suele ser bien tolerado por lo que éstas pueden levantarse a bastante distancia. Con varios vuelos y si el calor hace acto de presencia la cosa cambia y la perdiz, ya cansada, admitirá un trabajo del perro mucho más cercano incluso alguna muestra. Alta montaña: El primer problema que nos encontramos aquí es que normalmente en estas zonas la densidad de perdices será menor, debido a la falta de alimento y a la dureza mayor del clima.

3 Esta dureza del clima no es ajena al cazador que deberá estar más pendiente del parte meteorológico para organizar sus salidas y también la exigencia física será mayor ya que para encontrar un bando deberemos recorrer mucho terreno escarpado. En estos escenarios la labor del perro es fundamental para buscar rastros, levantar el bando y realizar el cobro. Si el perro caza largo puede ser una ventaja para mover más terreno y localizar los posibles bandos. En los altos a la perdiz también le gusta apeonar y es frecuente localizarlas en claros o en caminos donde pueden moverse con más facilidad. LA IMPORTANCIA DE UN BUEN PERRO Cazar perdices con un buen perro por delante sin duda es mucho más provechoso, ya que un buen perro podrá proporcionarnos más y mejores lances sobre el terreno. Qué habilidades debe tener nuestro perro para ser un buen perro perdicero? Instinto: Probablemente el primer factor que hay que tener en cuenta a la hora de seleccionar a nuestro compañero de aventuras sea el instinto. Debemos fijarnos en cómo reacciona ante los estímulos de juego, de campo, de contacto con la pieza de caza y de la convivencia con su dueño. Un perro perdicero con instinto cazador visible se desvive en armonía y sin sobresaltos por la caza. Un buen perro perro para la caza de la perdiz sabe que va a cazar, mantiene la compostura, salta al campo, se sacude un poco y, en cuanto se lo indicamos, sale cazando. Serán perros que batallan todo el día, que no renuncian a cazar varios días seguidos aunque estén cansados, que recorren el cazadero poniendo todos sus recursos según las exigencias, que no salen corriendo para saludar a otros cazadores o perros cuando nos cruzamos con ellos, que se adaptan perfectamente a la pluma y al pelo, etc. Inteligencia: El siguiente factor a considerar es la inteligencia. Un perro inteligente, puede llegar a ser un buen perro de caza a pesar de que sus aptitudes iniciales sean mediocres si poco a poco se le van despertando algunos potenciales favorecedores del trabajo venatorio centrado y volcado a la percha. Este tipo de perros basan su trabajo en una sintonía con la caza y con el campo de una forma envidiable; serán capaces de reaccionar de manera rápida y productiva ante las exigencias de los diferentes entornos y circunstancias de la cacería, y mantendrán tanto vínculo con la escopeta como atención a nuestras indicaciones y forma de entrar o avanzar para adaptarse y trabajar en consecuencia. Al perro inteligente y equilibrado no hay que dirigirlo a golpe de collar o toque de silbato; ese perro se conduce él solo. Entrar bien a las localizaciones, sacar caza hacia la escopeta o hacia el escape que entiende es mejor según estamos situados, no soliviantar a la perdiz localizada, entrar al levante con suavidad, no meterse encima de la pieza levantada y dejar margen al disparo, poner todos sus recursos a trabajar ante un cobro complicado, dosificarse...; todos éstos son claros signos de un perro perdicero inteligente. Nariz: Muchas veces los mejores perros perdiceros no son los que tienen una nariz más potente ni más fina, sino aquellos que, de forma global, gestionan mejor cada referencia, sea corta o larga, con viento o sin él. El valor de la calidad de la nariz está en cómo responde y cómo hace reaccionar al perro cuando gestiona emanaciones y leves referencias olfativas; ahí hay espíritu y actuación perdicera de buen nivel. En esto resultan determinantes tanto los inicios del cachorro, con muchas horas de campo aunque no entre en contacto con las perdices (provocará que aprenda a diferenciar olores de una forma más rápida y selectiva en variados entornos), como los campeos del perro adulto a lo largo de todo el año, y por supuesto las ocasiones de contacto con la pieza de caza. Mucho campo y suficiente caza despiertan a narices mediocres para hacerlas más rentables que otras mejores pero peor experimentadas. LA IMPORTANCIA DEL CARTUCHO Sin duda elegir bien el cartucho que vamos a utilizar influye de manera directa sobre los resultados obtenidos durante la jornada de caza. Sin embargo, resulta del todo injusto que queramos supeditar todo a este elemento del equipo. El primer consejo que queremos dar en este aspecto es que no hay que complicarse demasiado. A medida que avanza la temporada podremos ir cambiando según pida el campo si lo estimamos necesario.

4 Ningún cartucho lo abate todo y en todas condiciones. En resumen: no existe el cartucho perfecto, por lo tanto, deje de buscarlo. Teniendo esto en cuenta, sí hay una serie de factores que debemos observar para acertar en su elección. Lo importante es contar con una escopeta bien medida y ajustada, con la que debemos sentirnos llenos de confianza, este es el primer paso para estar satisfechos con nuestra elección. Aprovechemos estos primeros días para cazar con cargas moderadas y perdigón adecuado, ahora los perdigones de 7, 7,5 y 8 son los mejores, rinden muy bien en todas las distancias siempre que tiremos correctamente, y nos ayudan más a colgar caza que si empleásemos perdigón grueso. Existe la creencia general de que para cazar perdices en el llano se necesita un cartucho de carga elevada y chokes cerrados para tirar lejos y esto es falso, sobre todo a principio de temporada. Por supuesto cada terreno tiene su perdiz característica, por lo que suelen tener comportamientos diferenciados en ciertos aspectos. Pero de forma general podemos decir que hasta mitad de temporada tenemos dos opciones en cuanto al gramaje 32 y 34 gramos con las que cubriremos perfectamente nuestras necesidades. En las primeras salidas, un cartucho de 32 gramos del 7 nos valdrá perfectamente para abatir las perdices todavía sin foguear. En general serán jornadas en las que debemos renunciar a los tiros largos poniendo mayor empeño en entrar a las perdices de forma adecuada, facilitando la muestra a los perros y situándonos a una distancia prudente para el lance. El cartucho de 34 gramos en el comienzo de la temporada también tiene sus adeptos porque hay terrenos y circunstancias donde esta carga rinde mejor que la de 32 no por el peso sino por la apertura del taco, normalmente algo menos cerrado que el empleado en los cartuchos de 32. Así, para el aficionado que va a cazar en zonas de llano con asomadas, con vaguadas, con pájaros revolados de vez en cuando, con piezas de pelo, en cotos donde la pámpana facilita que las perdices aguanten y salgan a media distancia aunque sea a última hora de la mañana, el cartucho de 34 gramos rinde muy bien. En resumen: Como norma general chokes medios, cartuchos suaves y de carga media, perdigón más bien menudo. Debemos ser concienzudos en la búsqueda y revisar bien la zona hacia donde el bando ha volado o apeonado, ganas de andar en el llano y atención máxima en el monte, busquemos la caza en su distancia adecuada de tiro y no tiremos por probar. Más valen pocos tiros pero bien dados que tirar por tirar. LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA TÉCNICA DE TIRO Un buen cazador de perdices, sin duda debe ser un buen tirador. A continuación repasamos qué aspectos técnicos son característicos de este tipo de lances para tenerlos en cuenta e intentar mejorar nuestro porcentaje de aciertos. En primer lugar hay que destacar que el tiro de la perdiz al salto técnicamente no es demasiado complicado. Lo que sucede es que hay toda una serie de condicionantes que lo dificultan como por ejemplo el hecho de que normalmente cuando llegamos al momento del disparo venimos de realizar un esfuerzo importante tras caminar durante horas a paso ligero tras la perdices. Algo que sin duda, repercute negativamente en nuestra capacidad como tiradores. Adelanto adecuado Saber calcular los adelantos es fundamental, ya que, teniendo en cuenta que los disparos se realizan sobre blancos en movimiento y que los perdigones tardan en llegar al punto deseado, tendremos que disparar a un punto situado por delante de la pieza para hacer que los plomos coincidan con ella en un punto concreto. Para calcular el adelanto necesario tendremos en cuenta lo siguiente: Distancia Velocidad Sentido de la marcha Ángulo del tiro al realizar. Como norma general se recomienda adelantar el doble de lo que el instinto nos indique. Los tiros a perdices que vienen volando levantadas por otros compañeros y que cruzan por delante de nosotros, son los que más debemos adelantar, ya que los disparos cruzados, es decir, los que su trayectoria llega a formar un ángulo de 90º respecto a la posición del cazador, son los que necesitan un adelanto mayor, y a medida que este ángulo se vaya cerrando, iremos disminuyendo ese adelanto.

5 Un buen swing Para conseguir un buen nivel de tiro cinegético efectuar un buen swing es básico. Un swing correcto nos ayudará a no precipitarnos en el disparo y a poder medir, en todo momento y de forma exacta, los adelantos adecuados en cada lance, así como interpretar la trayectoria que describe la pieza. Perdiz alejándose en ángulo Probablemente el tipo de trayectoria de vuelo que más veces se le presenta al cazador en una jornada de caza al salto es el de una perdiz que se aleja de nosotros con más o menos ángulo. Para efectuar este tipo de tiro con un porcentaje de éxito grande, hay que tomar dos precauciones antes de apretar el gatillo: una, apretar fuertemente la culata sobre nuestro pómulo, y otra, tapar ligeramente a la perdiz con la punta de los cañones en el momento del disparo. Los motivos más frecuentes del fallo en este tipo de tiro, suelen ser levantar la cara, precipitarse en los tiros, o buscar un adelanto erróneo por los lados, cuando sólo hay que apuntar a la perdiz. El tiro de pico Técnicamente, el tiro a las perdices que entran de frente no tiene mucha complicación, sin embargo suele provocar cierto temor a fallarlo. Simplemente debemos apuntar a la perdiz por debajo, en la zona de las patas. Aguantando unos metros en esa posición para a continuación pegar un ligero tironcito y subir la escopeta tapando la perdiz con el punto de mira antes de apretar el gatillo. Este movimiento será suficiente para abatirlas con un gran porcentaje de éxito. En estas situaciones, si fallamos el tiro tenemos otra trayectoria muy habitual que es aquella en la que la perdiz pasa volando por encima de nosotros y tenemos que disparar alejándose de cola a una altura intermedia. Ante este tipo de lance, la mejor forma de realizar el disparo es apuntando ligeramente por debajo, de manera que a la hora de apretar el gatillo tengamos situada la silueta de la perdiz sobre el punto de mira. Tiros bajos Un fallo bastante habitual en este tipo de lances consiste en dejarse los tiros bajos. Instintivamente solemos dejar los cañones ligeramente bajos para ver mejor a la perdiz que nos sorprende, lo que hace que nuestros tiros se queden ligeramente bajos. Como solución, no es malo tirar con una escopeta recta, es decir, que veamos un poco de la solista de los cañones. De esta forma el tiro irá más alto del punto al que apuntamos, solucionando así el problema.

6 2.- PRODUCTO DESTACADO ESTUCHE DE LIMPIEZA DELUXE El regalo perfecto para el amante de las armas! Mantenga todas sus armas de en perfectas condiciones gracias a este magnífico maletín de limpieza Deluxe para rifles y escopetas de 62 piezas, en el que encontrará todo lo que necesita para el mantenimiento y limpieza de rifles, escopetas y pistolas. Este práctico kit incluye elementos esenciales como: 2 juegos completos de baquetas metálicas. Cepillos. 12 escobillas metálicas para múltiples calibres. 9 escobillas de algodón. Parches de limpieza de diferentes tamaños. Una varilla de cable flexible. Un estuche que no puede faltar en su equipo. El regalo perfecto para el amante de las armas. Dimensiones: 35 x 28 cm. EN ÁLVAREZ SÓLO 59,95 VER EN TIENDA ON-LINE

7 3.- OFERTAS ESPECIALES

8

9 4.- NUESTROS COMPAÑEROS LOS PERROS: PODENCO PATERNINO DE HUELVA El podenco paternino de Huelva tiene su origen en 1945, procede de un podenco del país de talla grande propiedad de unos cabreros, y madre podenca nativa de la localidad. Al parecer, de aquel perro se obtuvieron muchas camadas, y el nivel de exigencia de los aficionados y muchas horas de campo hicieron el resto. Tradicionalmente, la selección se ha realizado sobre núcleos pequeños de perros, aproximadamente de entre 3 y 8 animales por criador hasta su integración en la rehala. El número total de ejemplares censados, de forma aproximada, asciende a perros de raza podenco paternino de Huelva. CARACTERÍSTICAS FÍSICAS: Perro mediano Altura de la cruz : Peso: kg. Cabeza proporcionada o algo grande. Cráneo: Más ancho que largo, de perfil subconvexo. Ojos redondeados y ligeramente almendrados. Orejas medianas, de forma triangular. Tronco largo, ancho y profundo. Espalda corta, ancha y de fuerte musculatura. Pelo: Corto liso, fino y asentado. Sin subpelo. Predominan las capas bicolores en blanco y canela, variando esta desde le claro a la encendida o rojiza. CARÁCTER: La tenacidad en la caza es la característica más importante y valorada de su carácter. UTILIZACIÓN EN LA CAZA: En la caza menor se utiliza para la caza del conejo y la liebre. Para la caza mayor es un perro que se utiliza en jauría (rehala), donde se adapta fácilmente al esquema social del grupo sin problemas de jerarquía ni orden social, y para las modalidades de montería, batida, gancho y caza en mano. Es un perro con una gran capacidad de orientación en la búsqueda, lo que se traduce en rapidez durante la acción de cazar. CUIDADOS ESPECÍFICOS: El pelaje rizado no es tan problemático como podría esperarse sin embargo, hay que peinarlo a conciencia con un peine de púas separadas por lo menos una vez a la semana. Los ojos, los oídos y las uñas deben revisarse periódicamente.

10 5.- GASTRONOMÍA Dos nuevas recetas para preparar la carne de perdiz de forma diferente y muy sabrosa. RECETA 433: PERDICES CON COL RECETA 434: PERDICES CON LOMBARDA Y PIÑONES

11 RECETA 433: PERDICES CON COL Dificultad: Fácil. Ingredientes: Para 4 personas: 4 perdices 1 col 1 cebolla 1 zanahoria 1 diente ajo 50 gr bacon 1 pastilla caldo de ave Manteca de cerdo Primer paso: En primer lugar, retiramos las hojas de col y las ponemos a ablandar en un bol con agua. Cuando estén manejables las retiramos del agua y reservamos. Mientras tanto limpiamos las perdices y las rellenamos con el bacon. Segundo paso: A continuación, en una cazuela ponemos la manteca de cerdo y la derretimos. Doramos las perdices por ambos lados en la cazuela y retiramos. Tercer paso: Seguidamente añadimos unas cucharadas de aceite a la manteca diluida y hacemos el sofrito de cebolla, zanahoria y ajo. Una vez pochado el sofrito lo pasamos por la batidora para preparar un salsa homogénea. Cuarto paso: Por último, envolvemos las perdices en un par de hojas de col y las colocamos en la cazuela. Añadimos agua hasta cubrirlas por la mitad, espolvoreamos una pastilla de caldo de ave y hervimos durante 20 minutos por cada lado. Una vez pasado este tiempo estarán listas para servir.

12 RECETA 434: PERDICES CON LOMBARDA Y PIÑONES Dificultad: Fácil. Ingredientes: Para 2 personas: 2 perdices 1 col lombarda 1 pastilla caldo de carne (vamos a rendirnos a la evidencia) 50 gr piñones 1/4 de litro vino blanco (que no sea malo) aceite de oliva sal pimienta Primer paso: En primer lugar, limpiamos las perdices y las sazonamos con sal y pimienta. Segundo paso: A continuación, ponemos un poco de aceite en una sartén, echamos las perdices y las doramos. Reservamos. En el mismo aceite freímos ligeramente los piñones. Reservamos. Tercer paso: Seguidamente, cortamos en tiras la col y la echamos en una cazuela, añadimos el vino, la misma cantidad de agua y una pastilla de caldo desmenuzada. Dejamos cocer a fuego suave durante una hora más o menos. Cuarto paso: Por último, un cuarto de hora antes de terminar la cocción añadimos las perdices troceadas y los piñones. Rectificamos de sal y pasado el tiempo previsto estará listo para servir.

SitemapCcna Icnd2 640-815 Official Cert Guide 3Rd Edition | Kamisama no Inai Nichiyoubi | One Piece 461